▷ Las 30 Mejores LEYENDAS DE EL SALVADOR

Las Leyendas de El Salvador nos entregan relatos populares salvadoreños, que además de formar parte de sus tradiciones, le agregan un inmenso valor a su identidad.

Compartir Compartir en Facebook Compartir en Pinterest Compartir en Twitter Compartir en Whatsapp

Es bastante probable que siendo pequeños hayamos escuchado historias que realmente nos asustaban, por eso hoy vamos a conocer cuáles son esas leyendas de El Salvador, que impidieron eventualmente que pudiéramos dormir por las noches.

Es bueno saber que la palabra “leyenda” proviene del latín legenda y su significado es lo que debe ser oído, por tanto son narraciones orales antiquísimas que cuentan hechos reales o ficticios, muy adornados con elementos propios del folclore de cada país.

Leyendas de EL Salvador

LEYENDAS DE EL SALVADOR - Tradiciones de El Salvador. Foto por Milton Parada. Flickr.

Generalmente se relacionan con héroes de la patria, criaturas feas o imaginarias, y tratan de explicar algún hecho de la historia, de las costumbres e incluso de la religiosidad de las personas o los pueblos.

A lo largo del tiempo pueden perder veracidad, ya que las historias sufren transformaciones y generan distintas versiones, sin embargo continúan vigentes, transmitiéndose entre las diferentes generaciones como parte de la cultura de un país.

Vamos entonces a descubrir estos interesantes relatos populares salvadoreños, que además de formar parte sus tradiciones le agregan un inmenso valor a su identidad.

Las más famosas leyendas de El Salvador

Aunque son muchas las leyendas de El Salvador aquí vamos mostrar las diez más conocidas y que a su vez se encuentran en casi cualquier rincón del país.

Personificación de la Siguanaba
Personificación de la Siguanaba. Foto por ElSalvadorViajar.

1. La Siguanaba

Cuenta la leyenda que Sihuehuet o mujer bonita queda embarazada del dios Sol, quien es hijo del dios Tlaloc, y tuvo un hijo llamado Cipitío, pero lo dejaba solo para poder estar con su amante y salir a pasear y divertirse.

El niño se alimentaba únicamente de ceniza, y en lo que Tlaloc se entera, lanza una maldición a la madre, diciendo que ya no será conocida por su nombre sino como Siguanaba, lo que significa mujer horrible.

Queda condenada a vagar por las carreteras y caminos vacíos para asustar a los hombres que caminan solos, son infieles o están trasnochados, obligándolos a regresar a casa, al mostrarles su horrible rostro.

2. El Cipitío

Este es el personaje más conocido entre las leyendas de El Salvador, y es el hijo de Siguanaba. Igualmente pende una maldición sobre él que le lanzara el dios Tlaloc, por lo cual nunca crecerá y siempre tendrá el aspecto de un niño de diez años.

El Cipitío
El Cipitío. Foto por ElSalvadorViajar.

Es una figura muy simpática y traviesa, que vaga y corretea por los espacios con su gran barriga y enorme sombrero, aparte de poder teletransportarse. Tiene los pies deformes por lo cual, los campesinos deben fijarse muy bien para no perderse en el camino mientras siguen sus huellas.

Disfruta comiendo cenizas al igual que le agrada estar cerca de los ríos, donde les hace jugarretas a las lindas muchachas que frecuentan estos lugares, a las cuales silba, lanza flores, o ríe a carcajadas.

También es conocido como Cipit, que en lengua náhuatl significa niño, y ya por costumbre a los niños salvadoreños se les llama “cipote”.

3. Flor de Amate

Otra de las atractivas y enigmáticas leyendas de El Salvador es la referida a las bondades de la Flor de Amate, la cual nos hace todos sus regalos en forma de “buena suerte”. Lo sorprendente de este árbol es que no produce flores, sólo ramas torcidas y mucho follaje.

De allí que se comenta que sólo los mudos podrán ver sus flores a las 12 de la noche, y deberá tomarla con mucho cuidado con un pañuelo blanco; si lo hace de manera inadecuada, la flor simplemente desaparece, ya que el Demonio es su auténtico dueño.

Y sólo los mudos lo pueden hacer, ya que nunca podrán contar algo acerca de esta mágica flor.

4.El Cadejo

En tiempos prehispánicos, los indígenas creían que los perros ayudaban a sus amos a trascender hacia el más allá, al momento de morir.

El cadejo y leyendas de El Salvador
El cadejo y leyendas de El Salvador. Foto por Robert Easton. Flickr.

Con la conquista por parte de los españoles, ésta que forma parte de las leyendas de El Salvador sufre algunos cambios, y se narra para demostrar las diferencias entre el bien y el mal, y así nace El Cadejo.

Cuenta la historia que existen dos perros: el cadejo blanco, que representa el bien, y el cadejo negro, que representa el mal.

Estos espíritus tienen objetivos diferentes, ya que el cadejo blanco protege a las personas creyentes, y cuida del alma de los niños recién nacidos, mientras que el cadejo negro se le aparece a aquellos que deambulan en las noches o cometen actos indecentes o inmorales.

5. El Duende

Esta interesante narrativa de las tradicionales leyendas de El Salvador, nos refiere a un ente que se enamora únicamente de muchachas muy bonitas de los pueblos, a las cuales molesta de diversas maneras, y le gasta algunas bromas que no son agradables, pero que no pretende hacerles daño.

Generalmente se mantiene discreto durante las noches, vigilando a las damiselas, pero cuando éstas se dan cuenta de su presencia, es cuando empieza a realizar sus travesuras. Lo describen siempre llevando trajes verdes ajustados y sombreros tipo arlequín.

6. La Carreta Bruja

Una de las leyendas de El Salvador que más terror infunde en la población, especialmente cuando las carreteras y vías del país están solas durante las noches, es la referida a la terrible aparición de La Carreta Bruja, también conocida en algunos lugares como la Carreta Chillona.

Su nombre se debe al sonido que producen las ruedas de madera al rodar por el pavimento; además se dice que este carruaje rueda al revés y no tiene conductor.

El sonido en el silencio de la noche es tan estremecedor que hasta los animales se asustan. En general, se cree que el carruaje es un espíritu que recoge las almas de los que deambulan por carreteras solitarias para llevárselas al “otro mundo”.

Algunos sugieren que transporta en su interior huesos de difuntos que han salido de sus tumbas, llamando a las personas mentirosas o falsas por sus nombres, y haciéndole advertencias macabras.

7. El Justo Juez de la Noche

Se trata de un fantasma errante, que desde la antigüedad anda montado a caballo, y en el lugar de su cabeza lo que sale es una columna de humo.

Generalmente está bien vestido y carga una especie de lazo o cuerda en sus manos para castigar a aquellos que tuvieron el atrevimiento de salir por las noches.

Se comenta que imparte justicia a su manera muy particular, preguntando y volviendo a preguntar lo mismo a los caminantes que conseguía por las rutas del interior.

Si consideraba que una persona era honesta y decente lo reprimía pero le permitía continuar su camino hasta la casa; si por el contrario era un bandolero o un haragán, lo castigaba dándole unos azotes con el látigo.

Luego el Justo Juez de la Noche, continuaba sus andanzas, y a toda velocidad se alejaba en su caballo, provocando que las ramas de los árboles se movieran muy agitadamente.

8. La Descarnada

A pesar de ser una historia de terror esparcida por Latinoamérica, la historia de La Descarnada, forma parte importante de las leyendas de El Salvador.

Según comentan algunas personas, esta figura femenina se aparece paseando por los caminos solitarios esperando un aventón. Está muy bien vestida y físicamente es muy hermosa, y cuando un conductor despistado se detiene para llevarla hasta el destino que ella indique, se monta en el coche.

Una vez que está adentro del vehículo, empieza a seducir al chofer del auto, pero al mismo tiempo un hedor putrefacto se apodera del ambiente, cuando la piel de la mujer se desprende, quedando solamente su esqueleto.

Aquellos que se salvan de las garras malignas de este espectro femenino, que busca probablemente vengarse de los choferes incautos, o mueren de un ataque al corazón o queda mudos de por vida. Otros pueden quedar con la mente seriamente dañada.

9. La Cuyancúa

Curiosamente, en el departamento de Sonsonate y específicamente en el municipio de Izalco, se narra una de las leyendas de El Salvador que nos acompaña desde la época de los mayas, ya que La Cuyancúa, en aquellos tiempos, se consideraba el “mensajero de las lluvias”.

Piscina de la Cuyancuat
Piscina de la Cuyancuat. Foto por ElSalvadorViajar.

Este ser mitológico tiene una extraña forma en su cuerpo, puesto que en su parte superior parece un cerdo, en la parte inferior es una serpiente, y sus patas delanteras parecen manos humanas.

Se asocia con las tormentas de lluvia, y se dice que al no poder caminar se arrastra, provocando fuertes movimientos en la tierra, acompañados de unos intensos chillidos.

Por otro lado, se dice que esta extraña criatura tiene la posibilidad de generar aguas y manantiales solamente recostándose en la tierra que esté seca. Luego de transcurrido un rato, se levanta y ya se ha creado una fuente de agua pura.

Cuando los turistas visitan el Parque Acuático Atecozol podrán observar una escultura en piedra de este asombroso animal.

10. El Caballero Negro

En la mitología centroamericana, El Caballero Negro forma parte de las leyendas de El Salvador, desde tiempos ancestrales.

Asimismo pertenece al imaginario colectivo saber que este monstruo es nada más y nada menos que el propio Demonio.

Cuando alguien se encontraba en algún tipo de apuro bien sea de dinero o de otro tipo invocaba a Satanás, el cual se aparecía montado en un fantástico caballo negro, elegantemente vestido, con hermosas y brillantes monturas, así como una enorme capa.

Aquí es cuando las personas necesitadas vendían su alma al Diablo a cambio del favor que esperaban; es así que Satanás les daba el dinero, o mujeres o los llenaba de suerte, pero solamente por 7 años. Esa es la trampa.

Pasados los 7 años de buena fortuna, regresaba a reclamar aquello que le habían ofrecido: el alma, por lo cual, se los llevaba a su mundo obscuro y tenebroso.

Otras leyendas conocidas de El Salvador

Además de las leyendas de El Salvador que hemos descrito previamente, existen otras que forman parte de la cultura tradicional del pueblo centroamericano, con el objeto de que no se olvide el legado de nuestros antepasados.

Muchas de estas narraciones tienen origen en sitios rurales, y en algunas oportunidades se convierten, o bien en leyendas locales, o bien en leyendas urbanas.

A continuación, te enumeramos algunas de estas otras conocidas leyendas de El Salvador:

  • 11. El Padre sin cabeza
  • 12. La Puerta del Diablo
  • 13. Chasca del agua
  • 14. Nuestra Señora de Santa Ana
  • 15. La Mona Bruja
  • 16. El Gritón de Medianoche
  • 17. El Chupacabras
  • 18. La llorona

Mitos y Creencias populares

Por otro lado, muchos de los mitos que rodean la cultura salvadoreña en especial, y la latinoamericana en general, tienen como datos comunes los relatos imaginarios y representativos de la cultura en la cual se desarrollan o se presentan.

El cipitío-personaje característico de El Salvador
El cipitío, personaje característico de El Salvador. Foto por Presidencia El Salvador. Flcikr.

Muchos de estos mitos que forman parte de las populares leyendas de El Salvador, están orientadas a proteger la salud y el “alma” de los niños recién nacidos, así como evitar la “mala suerte” para los adultos.

Estos relatos generalmente pasan de padres a hijos, y así generación tras generación la entienden y forman parte de su vida diaria porque “la abuela lo decía”, o porque “mi mamá lo hizo”, sin mayores explicaciones al respecto, pero se practican y se mantienen porque “sí funcionan”.

Entre las más notables se encuentran:

  • 19. El Mal de ojo
  • 20. El Píspelo
  • 21. La Lechuza
  • 22. El Chillo
  • 23. El Espejo Quebrado
  • 24. Pasar por debajo de una escalera
  • 25. La Soguilla
  • 26. La Mariposa Negra
  • 27. La Pava
  • 28. La Culebrilla
  • 29. El Hilo para quitar el Hipo
  • 30. El Sereno

Indiscutiblemente, desde el principio de los tiempos y desde que apareció el hombre sobre la tierra, los fenómenos naturales siempre fueron asociados a deidades o dioses, los cuales creaban o eran responsables de estos hechos lógicos y universales.

De hecho, las culturas latinoamericanas no escapan a estas creencias, y aunque le asignen nombres diferentes, los mitos son los mismos, especialmente en áreas rurales y en las grandes llanuras, o espacios despoblados.

Así que esperamos haber cubierto tu curiosidad en cuando a las leyendas de El Salvador, ya que son fundamentales para llegar a conocer la riqueza en la idiosincrasia, tradiciones y costumbres de este fantástico país centroamericano, El Pulgarcito de América, donde las diversas culturas que dejaron sus huellas muy marcadas, ayudaron a formar una manera de vivir y pensar que se mantiene hasta nuestros días, en lo que se conoce como la “memoria colectiva”.

¿Qué te ha parecido el contenido?

Última actualización:

Autor
Índice
Artículos relacionados